Una película infantil que no sabías que era (una descarada) propaganda política. La Política en el cine.

Vivo en un país en el que de manera consistente y dedicada, se utilizan los medios de comunicación para satanizar ciertas ideologías políticas, es decir, estoy entrenado para detectar el sesgo del emisor de noticias o del que produce una pieza de entretenimiento.

Dicho esto, existen formas en las cuales dar un mensaje político y conservar cierta noción de buen gusto. Es por eso que fue grande mi sorpresa cuando revisite casi 20 años después una película infantil que de niño siempre me gustó, sólo para descubrir que estaba llena de propaganda política de la formas más descarada.

“Anastasia” (1997), o el por qué para los gringos una monarquía cruel es mejor que un gobierno comunista.

Ahora, no vamos a perder el tiempo en las inexactitudes históricas que presenta la película (que son varias) ya que muchas de ellas se pueden aceptar como “licencias artísticas”.  Pero existe un cambio en especifico que desconoce no sólo la historia sino el sufrimiento de millones de personas. Sin embargo, antes de ahondar en eso, recordemos el argumento de la cinta.

Anastasia (1997) pertenece a una época en el que la animación computarizada todavía no destronaba por completo a la animación tradicional. Con un reparto de lujo que incluía las voces de Meg Ryan y John Cusack, la película fue un éxito tanto con la crítica como con la audiencia. En español latino, la voz principal la prestó Thalía.

En ella, se narra desde la perspectiva de la madre del Zar Nicolás II (padre de Anastasia), la emperatriz Marie Fiódorovna, la historia de Anastasia, la princesa perdida; durante la celebración del aniversario 300 de la dinastía Romanov, el baile es interrumpido por Rasputín, un antiguo consejero real, el cual había sido condenado por traición.

Anastasia-Blu-Ray-anastasia-29485821-1356-576
En esta película, Rasputín tiene una extraña similitud con Scar, el villano del Rey León.

En ese momento, Rasputín, ofendido por el rechazo del Zar, decide arrojar una maldición sobre la casa Romanov, prometiendo que en menos de 15 días todos sus miembros estarían muertos. Los poderes del “hechicero” Rasputín son los que desencadenan la revolución rusa y termina por imponer el régimen comunista en el país.

Bolcheviques
Escena de la toma del palacio por parte del brazo armado de los bolcheviques.

Es en este punto que el sesgo político de los productores se empieza a distinguir, poco después de que Anastasia se ve separada de su familia, los paisanos de San Petersburgo empiezan a cantar de forma espontánea una canción sobre lo felices que eran durante el reinado del Zar y lo miserables que son ahora bajo el gobierno del partido comunista.

st-petersburg-will-have-some-more-to-talk-about
-“Eramos tan felices aún en la hambruna y pobreza absoluta bajo el reinado del zar”.

Todos los oficiales del gobierno que aparecen en la película se comportan de forma tosca y agresiva, perpetuando el “saber popular” de que los rojos son “los malos”. En Estados Unidos este tipo de propaganda tan poco sutil no es nada nueva.

Aunque el comunismo ha sido (de forma justificada) cuestionado básicamente desde su nacimiento, la satanización sistemática inició de forma global en la década de 1950, en los inicios de la Guerra Fría. Rápidamente, este odio institucionalizado se convirtió en una cacería de brujas, que incluso llegó a afectar varias figuras de la industria cinematográfica en los 60 y 70.

Ahora bien, esto de relacionar el comunismo con la “brujería” y no como una respuesta social a la pobre gestión del Zar Nicolás II durante su reinado, se me hace particularmente mezquino, en especial si tomamos en cuenta que dicha película va dirigida a niños pequeños.

Y bueno, el utilizar a Rasputín, un amigo de la casa real como el gestor de la caída de la monarquía absoluta en Rusia es bastante curioso, debido a que está registrado que Rasputín poseía una relación tan cercana con la reina y con sus hijas, que muchos especulan que incluso era de índole sexual. 

img_msancho_20161221-131124_imagenes_lv_otras_fuentes_rasputin-163237586-kwbh-u412970023404kyf-992x558lavanguardia-web
Y es que quién podría resistirse a estas carnitas.

El resto de la película transcurre como una genérica historia de amor entre Anastasia (quien ha perdido la memoria) y Dimitri, un joven que busca reclamar la recompensa que ha dado la abuela de Anastasia por encontrar a la princesa perdida.

anastasia19977
Como se podrán imaginar: se conocen, se odian, se enamoran en pocos días y se quedan juntos para siempre.

Y tú, ¿qué película animada consideras que tiene fuertes trasfondos políticos? ¿consideras que está bien incluir este tipo de mensaje en películas infantiles?

No dudes en comentar y visitar nuestra página de facebook. Y ya que estás aquí, por qué no le echas un vistazo a este artículo sobre una película que le deberías mostrar a tus hijas y hermanitas en lugar de anastasia. 

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Un comentario sobre “Una película infantil que no sabías que era (una descarada) propaganda política. La Política en el cine.

Agrega el tuyo

  1. “esto de relacionar el comunismo con la “brujería” y no como una respuesta social a la pobre gestión del Zar Nicolas II durante su reinado se me hace particularmente mezquino, ” esta muy bien escrito, te felicito, yo ya soy viejo, y para mi los malos son los rusos, si vivo en USA, y si vivo en URsS los malos son los de USA, ya mi papa decia todo es segun el color del cristal ccon que se mire.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: