Melodías y mujeres, una conmemoración a su día.

Sin duda los tiempos han cambiado, y con ellos, la sociedad. El avance tecnológico, el trabajo internacional para tratar de frenar el continuo desastre ambiental, los grandes hallazgos científicos, etc, han sido avances representativos de nuestros días, pero algo en lo que no hemos avanzado mucho, y con gran vergüenza, es en la equidad de género. Las mujeres han tenido que librar una ardua batalla histórica en pro de sus libertades. Pero cabe resaltar que gracias a las muchas heroínas, rebeldes, locas, que tuvieron los pantalones que a sus maridos se les habían caído, levantaron su voz exigiendo, no flores, sino libertad. Y poco a poco, y con gran orgullo, lo han conseguido.

No está de más decir que hoy día, a pesar de las múltiples adversidades, las mujeres gozan de muchos derechos a los cuales, años atrás, eran casi imposibles de imaginarse. Pero claro, aún falta, y depende de nosotros fortalecerlos y educar a las nuevas generaciones de ellos. La responsabilidad es de todos; de ellas, por abrirse el espacio en la búsqueda y constitución de tales derechos y libertades; de ellos, en respetarlos y aceptarlos. Esto no se trata de la patética guerra de géneros y sexos que la televisión nos vomita en la cara, se trata de equidad, de respeto, de comprender que más allá de hombres y mujeres somos humanos, con igualdad en capacidades, destrezas, inteligencia y emociones.

El objetivo de este artículo va, por un lado, en aprovechar este 8 de marzo donde se conmemora el día internacional de la mujer, entendiéndolo como fecha especial para la reflexión de esa histórica lucha de ellas, y no solo para ellas, sino para el mundo y la vida. Y por otro lado, para exponer una breve reseña histórica del campo musical de cómo, en tiempos anteriores, la mujer era relegada a un segundo plano.

Antes que nada, debo decir que en años anteriores a las mujeres no se les era permitido adentrarse en el campo musical con fines profesionales, no era cosa de señoritas sino de ilustres caballeros, y si alguna de ellas demostraba destrezas para la música, así como pasión por ella, se les permitía tomar algunas clases de piano o canto, y exponerlo en fiestecillas familiares o pequeñas reuniones sociales, eran relegadas a lo privado, y claro, solo como adornos familiares a ver si algún apuesto caballero se decidía a casarse con ella, y vincular económica y fraternalmente dos familias.

Las siguientes mujeres que voy a presentar no precisamente son las que más resaltaron en el campo de la lucha de la mujer, pero sí son algunas referencias e ilustraciones de que, a pesar de las grandes capacidades que ellas tenían, no se les permitió el lugar que merecían.

Maria Anna Walburga Ignatia Mozart (1751-1829)

0000056271

Más conocida como Nannerl Mozart y hermana del gran compositor clásico Wolfgang Amadeus Mozart. Al igual que su hermano fue un prodigio en la música, y gracias a la cultura intelectual y musical que su familia gozaba pudo desarrollar todo su talento. Tomó clases de piano y composición, y acompañó a su hermano Wolfgang en varios conciertos al violín. Pero su padre no dejó que ella tomara protagonismo debido a que podría opacar la fama de su hermano, lo que significó que ella terminara dando clases de piano y dedicándose de lleno a la vida familiar.

Clara Wieck Schumann (1819-1896)

clara-wieck-schumann-2

  Fue una compositora y pianista, considerada una de las pianistas más virtuosas el siglo XlX, y esposa del gran compositor romántico alemán Roberth Shumman. A pesar de que no compuso mucho si se le debe la autoría de varias cantatas, composiciones para piano, canciones de cámara y obras de orquesta, si no fueron muchas si que han sido de gran valor hasta hoy día. El cuidado de sus ocho hijos, la devoción por su esposo y las condiciones de vida de la mujer del siglo XlX, fueron factores que irrumpieran su papel en la música, como compositora y concertina, a pesar de que su esposo la apoyaba infranqueablemente en ello.

Fanny Cacilie Mendelssohn (1805-1847)

fanny-mendelssohn-hensel-3

Fue una virtuosa compositora y pianista, se tenía grandes esperanzas sobre ella ya que se consideraba un prodigio en la música. Fue hermana del compositor Felix Mendelssonhn y nieta del filósofo Moses Mendelssohn, recordado por su activismo social judío. A pesar de que se perfilaba como prodigio en la música y tomó clases de piano y composición, fue la paternalista sociedad de la época la que influyó sobre la familia Mendelssohn para no dotarla de apoyo ni prestigio, así que toda atención fue dirigida a su hermano. Ella quedó relegada a la vida de esposa y ama de casa. De sus obras se resaltan composiciones para piano, trío y cantatas.

Ellas son algunos ejemplos de la arbitraria arrogancia que existía hacia talentos femeninos. Y la demostración que la destreza, las capacidades, y la inteligencia sin independientes a su condición sexual. Este artículo va dedicado a las madres, hermanas, amigas, amantes, compañeras, abuelas, guerreras, que día a día se levantan en búsqueda de la creación de nuevos espacios, donde la libertad, la equidad, el respeto y el amor, sean los principios básicos para la conformación de un mundo mejor. Y termino diciendo que la grandeza de una sociedad se mide de cómo esta trate a sus mujeres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: