¿Por qué los gringos siempre nos salvan a todos en las películas?

amy
La buena Amy aportando su granito de arena

Hace un par de semanas, luego de ver Arrival (2016) empecé a buscar en la red opiniones de otros espectadores acerca de la película. Para mi sorpresa, entre los usuarios hispanos la cinta no poseía mucha popularidad. Había opiniones de todo tipo, desde los que estaban decepcionados porque no era como Día de la Independencia hasta los que se quejaban de que era una simple historia de amor, pasando por unos cuantos que no entendieron de qué iba la película. Sin embargo, cada tanto en medio de los comentarios se repetía un argumento que vale la pena analizar: “Es que los gringos siempre se pintan como los buenos y terminan salvando el mundo”.

nicolas
Héroe gringo profundamente heterosexual

Aunque no me parece que Arrival sea víctima del complejo “del salvador global” que padece el cine norteamericano, no puedo negar que constantemente en sus films el protagonista representa el ideal cinematográfico del hombre americano: alto, rubio, musculoso, valiente, profundamente heterosexual y de ser posible, militar. Está claro que la fórmula acepta variaciones, no sólo en la raza sino en algunas ocasiones el género del héroe, pero su nacionalidad rara vez presenta cambios. El héroe se enfrenta con amenazas de distinto nivel de peligrosidad y alcance, desde una pequeña célula terrorista en la azotea de un edificio en  Die Hard hasta unos gigantescos monstruos interdimensionales en Pacific Rim, extraterrestres con malas intenciones en Independence Day, o piedras jodidamente enormes del espacio exterior en Armageddon, el hombre blanco parece condenado a salvar el día.

will
“Bienvenido a la tierra”

De allí surge la pregunta, ¿por qué los gringos se ven a sí mismos y se representan como una nación de mesías? La respuesta rápida y corta es poco satisfactoria, “porque ellos hacen esas películas”.  Las grandes producciones gringas cuestan cientos de millones de dólares en producción y promoción, funcionan como propagandas de dos horas de lo que la industria hollywoodense quiere vender como imagen del país, no gastarían todo ese dinero para promocionar el estilo de vida de un pastor tibetano. No obstante, el hecho de que deseen vender esa imagen no se debe a un capricho creativo, Estados Unidos posee hoy día la mayor influencia militar global de la historia, ocupa numerosos territorios fuera de su plataforma continental y constantemente interviene en conflictos internos de otros países. Estados Unidos ostenta (nos guste o no) el rol de “policía global”.

Para comprender cómo una nación tan joven ha llegado a convertirse en el “guardián de la democracia” debemos repasar su historia. En 1783 se independizaban los Estados Unidos de América. En aquel entonces poseía una fracción de su territorio actual, pero rápidamente desplazó otras colonias, masacró pueblos indígenas y por último ocupó terrenos que antes pertenecían a México. Este proceso tomó menos de 40 años y poco después de finalizar dio paso a la guerra civil americana. Luego de consolidarse de costa a costa como un solo país se presentó el debate de si era necesario anexar más territorios. Muchos políticos aún mantenían fuertes sentimientos anti-imperialistas (después de todo se acababan de separar del imperio más grande de la historia) además, algunos consideraban que ocupar territorios habitados por “razas inferiores” podría perjudicar el avance de la nación. A pesar de esto, algunos legisladores lograron convencer al congreso de comprar Alaska al imperio ruso en 1867. A finales del siglo XIX, la revolución industrial produjo un alza sostenido en los ingresos y el gobierno americano se vio obligado a fortalecer su gobierno central y delegar más decisiones de política exterior sobre la figura del presidente.

war
Guerra Estados Unidos vs México

De esa forma se facilitó que presidentes con agendas más expansionistas pudieran disponer de autorización para movilizar tropas e iniciar guerras con mucha más facilidad, tanto que para 1898, Estados Unidos había anexado varios territorios que antes le pertenecían al imperio español, tales como Cuba y las Filipinas, otros territorios e islas como Hawai y las Islas Vírgenes, e incluso Panamá.  Estados Unidos era ya una potencia global al empezar el siglo XX. Tuvo un papel determinante en finalizar la primera guerra mundial e incluso tuvo la palabra final en los términos de la rendición del eje, además impulsaron la creación de la Liga de Naciones, antecesora de la ONU, con el fin de promover la cooperación entre países. La expansión de su influencia no se dio exclusivamente por la fuerza, empezó a patrocinar gobiernos afines con sus intereses en toda Latinoamérica.

tropas
Tropas americanas en la primera guerra mundial.

Para los años 30, mientras en Europa Hitler empezaba a tomar relevancia, los Estados Unidos estaban pasando por un periodo de aislamiento, concentrados en la depresión económica, evento que condujo a que no interviniera directamente en la segunda guerra mundial hasta el ataque por parte de Japón a su base militar en Pearl Harbour en 1941. Durante la guerra la única nación que mejoró su economía fue Estados Unidos, y salió de ésta convertido en la potencia dominante. La segunda guerra mundial también marcó el inicio de lo que el presidente Eisenhower llamó, “el complejo militar industrial”, o, en otras palabras, la producción masiva de elementos bélicos, tan grande y eficiente que surte la mayoría de los ejércitos del mundo y es una de las principales entradas económicas de los Estados Unidos.

iwo
Tropas americanas durante la toma de Iwo Jima

En las décadas posteriores, la competencia con la Unión Soviética “obligó” al gobierno americano a extender su influencia, respaldando militarmente cualquier nación que se opusiera al modelo comunista, lo que terminó por dar forma a las alianzas que conocemos hoy día. Esto dio origen a la ONU, creada con la intención de solucionar los conflictos entre naciones de forma pacífica y abordar las problemáticas mundiales de manera conjunta. Tras la caída del muro de Berlín, la política exterior gringa no cambió su modelo interventor, si algo, lo extendió sobre muchos países que antes formaban parte de la cortina de hierro.

guerrafria
Tensión en la guerra fría

El punto es, que para bien o para mal, la nación más influyente del mundo es Los Estados Unidos de América, la cual durante un siglo ha mantenido una política de intervención que polariza las demás naciones entre amigos y enemigos, marcando el rumbo económico y político del mundo para siempre. El americano sabe eso, y aunque en años recientes ha surgido un deseo de retraerse y esconderse de nuevo tras sus fronteras y aislarse del mundo, su posible ausencia también será determinante a futuro. O bueno, quizás estoy intentando justificar de alguna forma un sentimiento de egocentrismo nacional. Sin embargo, a futuro, la apertura de nuevos mercados como China y la presencia latina en Estados Unidos permita que el crédito de salvar al mundo en futuras ocasiones sea compartido entre personas de distintas etnias (algo que ya vimos en la última entrega de Transformers). Pero lo más probable es que ellos sigan siendo los buenos del paseo, después de todo, nadie gasta 200 millones de dólares para no quedar como el héroe ante la adversidad.

trump
Política exterior según Trump.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: